SEREMI DE EDUCACIÓN REALIZÓ INTERCAMBIO DE EXPERIENCIAS EDUCATIVAS INCLUSIVAS

Este martes, la Seremi de Educación del Biobío, realizó el Seminario Buenas Prácticas de Inclusión en la Educación, una actividad que invitó a  debatir y reflexionar sobre los desafíos que tienen las comunidades educativas respecto a generar mejores condiciones de inclusión para estudiantes en situación de discapacidad.

En esta instancia, se hicieron presentes más de 200 profesionales, académicos y estudiantes de distintas instituciones, vinculados a temas de inclusión, quienes expusieron sus experiencias y compartieron buenas prácticas en torno a cómo integrar de mejor forma a las personas con necesidades educativas especiales.

El seminario fue inaugurado por  el Seremi de Educación, Sergio Camus Campos, quien destacó la importancia de difundir los buenos proyectos, “una comunidad educativa más inclusiva y acogedora crece en la medida en que se hace cargo de la diversidad de sus estudiantes, de manera de asegurar el aprendizaje de todos. Así, no se considera la diversidad como un problema sino como un desafío y una realidad que enriquece el proceso de enseñanza-aprendizaje”, aseguró.

En la ocasión, Cynthia Duk, directora del Centro de Desarrollo e Innovación en Educación Inclusiva de la Universidad Central de Chile, realizó una conferencia sobre la materia, destacando los beneficios de los encuentros,  “es muy importante poder compartir las experiencias que se están dando en distintos territorios del país y poder documentar estas experiencias porque sirven de referencia y demostración que por un lado la inclusión es posible y a la vez poder obtener conclusiones a partir de experiencias que tienen contextos desiguales, porque la inclusiones un proceso que se construye con el aporte de todos”.

CIRCULO DE MUJERES

La actividad continuó con la ponencia del liceo Escuela Chillimapu del sector Puesto Choque de Tirúa,  la escuela Callaqui de Alto Biobío, el liceo San Nicolás de Ñuble y el liceo Rucalhue de Hualpén; este último llevó a sus estudiantes de octavo y cuarto año medio a relatar su exitosa práctica inclusiva llamada “círculo de mujeres” y que tiene como objetivo empoderar a las estudiantes evitando los factores de riesgo como la deserción escolar, embarazos de riesgo, falta de autoestima y depresión. Lissi Valdebenito y Orieta Manríquez de octavo y primer año respectivamente, relataron su experiencia en el -círculo de mujeres- “me pareció novedosa la convocatoria y me atreví a probar y entre con un grupo de amigas ya hora estamos encantadas porque cada una lo ha vivido de diferente manera entonces es algo que no se puede contar solo hay que vivirlo”, indicó Lissi. Por su parte, Orieta indicó que ha sido trascendental para su formación contar con un espacio de desahogo, “entré al círculo en la etapa principal de mí adolescencia y ha sido un apoyo considerable, sobre todo por el hecho de que las participantes somos consideradas iguales, me refiero a las monitoras, psicólogas, directora y estudiantes, las cuales  hemos relatado las experiencias de igual a igual, lo que genera grandes beneficios, porque son tópicos que no se hablan en la casa, y nos hemos dado cuenta que gracias a este proyecto hemos mejorado el autoestima y  las notas “.

Los relatos y testimonios de los participantes fueron registrados en material audiovisual que la Seremi de Educación distribuirá a los establecimientos educacionales con el objetivo de aportar al  proceso de reflexión y cambio profundo que considera la Reforma Educacional la cual es considerada como un derecho social que debe ser garantizado a todas las personas en igualdad de condiciones y sin ningún tipo de discriminación.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario